El Rey León

Para todos aquellos que no sepan de qué les hablo cuando hago una entrada de “El Rey León” os puedo decir que se trata de un clásico de animación que para mí personalmente tiene 10. Así pues, con esta entrada brindo la oportunidad a todo aquél que todavía no haya tenido la oportunidad de verla que la vea y que sobretodo disfrute la hora y media que dura la película.

Para mí “El Rey León” es una película que me ha marcado mucho y desde que la fui a ver al cine con mi familia no ha dejado nunca de gustarme.

Lo bueno de una película de estas dimensiones es su trasfondo, pues depende de la edad que tengas te transmite una cosa u otra. No quiero explicaros qué se siente al verla y cuáles son los sentimientos que se transmiten, ya que os dejo a vosotros la oportunidad de descubrirlos, pero no hay nada más bonito que ver una película de este “tamaño” cuando eres un crío, cuando eres un mozo y cuando eres un adulto.

De bien jovencito he tenido la oportunidad de verla varias veces, gracias al gran invento VHS que algunas personas de hoy en día no saben lo que es ni lo que significa. Desde entonces ha estado en el comedor de mi casa, pero por gracia o por desgracia los tiempos han ido cambiando. Con el paso de los años he deseado tener este título como mínimo en DVD (para adaptarme de alguna manera al futuro y poder conservar mi título más de lo que se puede conservar en VHS) pero en estos últimos años me he encontrado con el siguiente problema: Descatalogada.

Tras meses y meses de espera, en Diciembre de 2011 llegó a todas y cada una de nuestras tiendas uno de los mejores títulos de Walt Disney, y no he tardado más de una semana en comprarme el título el DVD y Blu-ray.

La cosa no quedó en una simple compra, sino que de nuevo la volví a ver. Genial y espléndida. 

Deja un comentario